Asociaciones religiosas en el Registro Federal de Contribuyentes

Las Asociaciones religiosas están enmarcadas en el Régimen de Personas Morales con fines no lucrativos, lo cual da lugar a las obligaciones tributarias que corresponden a su figura y de acuerdo a su razón social.

Estas agrupaciones no son contribuyentes en sentido amplio, sino que declaran ingresos y erogaciones de acuerdo a su fuente, no están obligados por la autoridad porque sus actividades no producen gravamen.

Impuesto sobre la renta

Se les exige el cumplimiento de las obligaciones que taxativamente contempla la ley para estos casos especiales, ya que las asociaciones religiosas no perciben ingresos por actividades que comprendan comercio ni prestación de servicios. Ingresos tales como ofrendas, dádivas y similares, por ejemplo, no pueden ser objeto de gravamen, por lo que sus obligaciones son limitadas.

Ingresos exentos

– No cotizan impuesto sobre la renta las asociaciones religiosas por concepto de ingresos  obtenidos de las actividades propias de su labor, de conformidad a lo establecido en sus estatutos, siempre que estos no se repartan entre tus integrantes.

– No es aplicable Impuesto sobre la Renta a los montos percibidos por manutención de ministros de culto y asociados o similares, siempre que no excedan tres veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización UMA, elevado al periodo por el cual se paga la manutención. A la Secretaría de Gobernación se le pondrá en cuenta de quienes son las personas que perciben un sueldo o manutención.

– Si esta cantidad señalada en el aparte anterior se excede de la medida impuesta, los ministros de culto y demás asociados o similares pagarán el impuesto sobre la renta únicamente por el excedente, el cual será calculado, retenido y enterado por la asociación religiosa.

Ingresos propios o relacionados con su objeto, no gravables

– Son aquellos que percibe la asociación religiosa en virtud de la actividad que desempeña, como ofrendas, diezmos, primicias y donativos recibidos de los miembros, congregantes, visitantes y simpatizantes por  concepto relacionado con dicha actividad, siempre que estos sean aplicados a los fines religiosos sin excepción.

– Son ingresos propios también los obtenidos por ventas de libros u objetos de carácter religioso, que sin fines de lucro lleve a cabo la asociación religiosa.

Ingresos gravados

– Venta de bienes con fines de lucro distintos de su activo fijo, como libros u objetos de carácter religioso, intereses, premios, entre otros.

– Ventas de bienes distintos del activo fijo y prestación de servicios a personas distintas de los miembros, siempre que estos excedan el 5% de los ingresos totales, sobre lo cual se determinará la carga correspondiente aplicando la tasa de 30% a la diferencia de los ingresos menos las deducciones autorizadas por ley.

– Corresponde el cálculo, retención y declaración del ISR a los premios que entregue la asociación religiosa, en función de eventos que lleve a cabo, conforme a lo previsto en el título IV, capítulo VII de la Ley del Impuesto sobre la Renta: “De los ingresos por la obtención de premios”, estos de acuerdo al caso que corresponda.